fbpx
 

Cómo afrontar la crisis del coronavirus

Cómo afrontar la crisis del coronavirus

Impacto de la crisis del coronavirus en el mundo

Existen diferentes teorías sobre la llegada del Coronavirus. Si analizamos la situación, puede parecer una estrategia del Gobierno de algunos países para provocar una crisis mundial.

El planeta sufre un exceso de población y las emisiones han provocado el cambio climático más elevado de la historia. Además, a nivel político existen tensiones entre grandes potencias mundiales y la situación económica general no es buena.

Todo esto ha hecho que la población se encuentre en un momento en el que se manifiesta por distintas causas y pide responsabilidades.

Desde este punto, una crisis epidemiológica mundial disminuye la población, las emisiones y hace que se relajen las tensiones entre países, ya que cada uno se ocupa de sus propios problemas.

Por último, se ha implantado una cultura de miedo para ejercer control sobre la población.

Tras esta pandemia, España va a retroceder años luz y el mercado laboral va a ser más precario, alegando que todos tenemos que poner de nuestra parte.

Confiemos, el tiempo pondrá las cosas en su lugar y los responsables saldrán.

Cambio urgente para encontrar la manera de salvarnos

A partir de ahora, tenemos que invertir nuestro tiempo en reinventarnos y adaptarnos a las nuevas circunstancias.

Tenemos que encontrar la manera de salvarnos y sobrevivir.

Todo lo que escribí sobre la teoría del coronavirus mata nuestras esperanzas y alegrías, pero quise hacerlo así, para demostrar que el cambio de enfoque es fundamental y que no sirve de nada quemarnos con informaciones.

Lo redacté, para que notéis ese “click” en vuestro cerebro, y porque quiero demostrar que el camino a seguir es hacia nuestros talentos y, de esta manera, poder motivaros a sacar vuestros dones para vivir de la mejor forma posible.

Podemos aprovechar todos los cursos que tenemos gratis para especializarnos, ¡ahora que sí tenemos tiempo!

También parar, respirar, cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente…, porque es nuestra responsabilidad salir del estado de pánico y tranquilizarnos.

Otra clave fundamental es ser conscientes de nuestras emociones, para cuidarnos y buscar aquellas actividades que nos disminuyen la ansiedad, como la música, la meditación o la cocina sana, y rescatarnos a nosotros mismos cuando sentimos que algo no va bien.

Sólo de esta forma, ocupándonos de nosotros en primer lugar, podremos ayudar a nuestros padres, abuelos y los más susceptibles a esta pandemia.

Transmitamos un enfoque realista, positivo y estemos unidos, porque de nuestras acciones depende la suerte de los que nos rodean.

No busquemos más teorías, no pongamos foco en los culpables, solo empecemos a poner acción en algo productivo y aprendamos a reflexionar y a esforzarnos, teniendo presente que en cada crisis hay una oportunidad.

Compartir:


Hacemos crecer tu negocio